Crónica 3 (Cupíca)

Llegamos a la una de la tarde al golfo de Cupíca; el viaje fue sereno y  tuvimos oportunidad de apreciar la belleza del paisaje marino del pacifico con sus verdes montañas. La gente nos esperó en el muelle, muchos niños, carteleras de bienvenida y palabras de agradecimiento.  Caminamos por las calles del pueblo hacia la capilla; me sentía feliz pensando que este era un pálido reflejo de las entradas de mi Señor Jesús a las poblaciones de Galilea. La capilla estaba llena y la gente emocionada disponía el corazón para el encuentro del Señor.  Prediqué sobre las actitudes para Semana Santa (celebrar, meditar y perdonar) y luego la bendición con el agua que tanto les gusta. El almuerzo y el viaje de regreso para Bahía Solano. En medio de los golpes que las olas le ocasionaban a la lancha y de las letras vallenatas que recordábamos con Brandon, daba gracias al Dios de la vida por permitirme estar en estas lejanías anunciando que Él es grande. Sigue la misión y seguimos orando juntos. Ánimo.

plinero Written by:

Una espacio donde quiero compartir mis experiencias, lo que voy encontrando en el camino. Que el Dueño de la vida, te bendiga. ¡Tú sabes!

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *