Crónica 5 (La loma de la virgen)

No fuimos a Huina. El tiempo no alcanzaba. En la tarde a las 3:30 nos encontramos con la comunidad para hacer una caminata ecológica y rezar el rosario mientras subíamos la “Loma de la Virgen”, un mirador incrustado en la montaña que sirve de vigía de la bahía. La experiencia fue intensa. No es fácil subir, el sendero es muy delgado y la tierra arcillosa, lo cual hace que las posibilidades de rodarse sean muchas.

La gente de la región sube fácil, a nosotros los misioneros nos cuesta pero lo hacemos con gusto. Vamos meditando los misterios gloriosos y descubriendo una verde vegetación típica de la selva chocoana. Hacíamos estaciones no sólo para meditar el misterio del Rosario que correspondía sino también para descansar. A mí me correspondió meditar en torno al misterio de Pentecostés, y les recordé, que en Lucas la acción del Espíritu Santo está unida al terremoto, dejando claro que el Espíritu Santo remueve los cimientos de nuestro ser y nos hace vivir una renovación total.

Llegamos a la cima y el golpe de vista es maravilloso. Se puede otear la inmensidad de la Bahía y gran parte del pueblo. Ante tanta belleza sólo se puede uno admirar y alabar a Dios. Nos acompañó mucha gente que se dispuso a escuchar mi predicación, la cual grabé para un programa de Caracol que saldría el 26 de abril. Ellos escuchaban con atención y con la sencillez que tienen aquellos que han descubierto que sólo en Jesús, hay Palabras de vida Eterna. Así acabo la experiencia misionera del domingo de Ramos. Mañana, lunes, trabajaremos con niños y jóvenes en la mañana; maestros en la Tarde y toda la comunidad en la noche.

plinero Written by:

Una espacio donde quiero compartir mis experiencias, lo que voy encontrando en el camino. Que el Dueño de la vida, te bendiga. ¡Tú sabes!

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *