Crónica 9 (Jueves Santo)

El jueves Santo fue intenso. Durante la mañana los preparativos para el “monumento” y para toda la celebración. Realmente esos arreglos no me motivan y preferí leer y escribir sobre los encuentros de Jesús en los evangelios sinópticos con Padres de familia que sufren. De ese trabajo espero que salga un folleto. Luego me dispuse para atender a algunas personas que llegaban con el alma cargada de dolores y saben que en la oración encuentran alivio.

A las 4 presidí la “Cena del Señor”, muy concurrida y vivida con mucha piedad. Prediqué sobre la Eucaristía (alimento, comunidad y fiesta), el sacerdocio como servicio a Dios en los hombres y el mandamiento del amor como lavarle los pies a aquellos que no gustan de nosotros. Luego de esto, dimos paso al signo del lavatorio, que no es un rito, sino una invitación a actuar así siempre. Fueron 12 hombres de la comunidad, pero al terminar dije que quería lavarle los pies a tres mujeres de las presente y sin preparar escogimos al azar tres y procedimos hacer el signo; es hora que nuestras mujeres sepan que son lo más valioso.

Luego, el momento de adoración a Jesús sacramentado. Linda puesta en escena pero profunda la religiosidad de adoración. Ellos prefirieron irse a la procesión de “prendimiento”, en la que participan sólo hombres. Recorrieron el pueblo y los esperé para predicarles y orar por ellos al llegar al templo. Luego realizaron la hora santa que presidió el párroco y la guío Brandon, y ya yo estaba listo para dormir.

plinero Written by:

Una espacio donde quiero compartir mis experiencias, lo que voy encontrando en el camino. Que el Dueño de la vida, te bendiga. ¡Tú sabes!

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *